lunes, 27 de enero de 2014

Naranja, del árbol a la mesa en 8 días.

 
http://www.naranjasdexeraco.com

www.naranjasdexeraco.com

El largo viaje de una naranja

Primer dia de una recolección normal.
Las naranjas son cortadas o arrancadas del árbol por cuadrillas de recolectores, puestas en cajas de 20 kilos, y cargadas en camión encima de palets. Nada de tener cuidado en la forma de cogerlas que se paga según la cantidad cogida y hay que coger el máximo posible. Por lo tanto, habrá naranjas con heridas en la piel que se pudrirán en unos días.
Llegan al que llamaré almacén manipulador, y son descargadas para iniciar un tratamiento de "desverdización", para que adquieran un color uniforme anaranjado, en caso contrario el comprador final no las aprecia, o eso dicen.

Llegada al almacén y primera ducha química con un fungicida para que las naranjas no se pudran, porque van a estar unos días (entre 3 y 6) en cámaras a una temperatura de 22-23ºC y en atmósfera muy húmeda (93-95%)y con vapor de etileno.
Es fácil que unas naranjas de la caja hayan sufrido un arañazo, golpe, corte, picadura de la mosca de la fruta y mas.., esas naranjas acabarán podridas, y el olor de podrido influirá en el sabor y olor de las otras naranjas de la caja. Si alguna vez tenéis la oportunidad de entrar en una de esas cámaras veréis el olor a podrido de la atmósfera, que acaba afectando al sabor de las naranjas.
Es por eso que la naranja "coloreada" en cámara tiene un sabor característico que detestamos los que conocemos lo que es el sabor auténtico de una naranja que no haya pasado ese proceso.
Segundo paso. Después de unos días que oscilarán entre 3 y 6, las naranjas saldrán de las cámaras para pasar por la cadena de manipulación después de ser lavadas, secadas, enceradas y abrillantadas. Pasarán por un primer control en el que se desecharán aquellas naranjas que se estima que no pueden ser comercializadas por su aspecto, el calibrador que las dividirá por tamaños, y de ahí pasan a la cinta donde trabajadoras (siempre mujeres) las van arreglando en cajas (las mejores naranjas), y las naranjas de menor tamaño serán puestas en bolsas.
El tercer paso es la distribución de la fruta a través de agentes mayoristas, que la venderán a los minoristas y de ahí al consumidor.
Todo este proceso hace que una naranja que el comerciante-manipulador ha comprado a unos 21 o 22 céntimos el kilo (hablamos de naranjas tipo gourmet) llegue al consumidor a un precio por encima de 2 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario